¿DROGA CANÍBAL O SALES DE BAÑO?

Llevamos unas semanas oyendo hablar de una nueva droga bautizada como “droga caníbal” que supuestamente causaría en las personas que la consumen un “irresistible” deseo de morder o atacar a mordiscos a otras personas. (La droga caníbal aparece en Ibiza)

images

Como personal sanitario que trabaja en ambiente extrahospitalario no es raro que tengamos que enfrentarnos a este tipo de situaciones (personas agresivas por consumo de drogas) y realmente desde que oí hablar de esta “nueva droga” me sentía un poco preocupada. En ocasiones ya tenemos que “aguantar” como nos insultan e intentan agredirnos a patadas y manotazos y ahora “la moda” es que nos muerdan. Pues no, no me hace ninguna gracia.

Así que decidí buscar algo de información y planteé la duda sobre el tema en el grupo de facebook de Enfermería de Urgencias y Emergencias de SEMES, donde gracias a algunos compañeros hemos aprendido y descubierto bastantes cosas sobre esta “droga caníbal”. Creo que tiene bastante interés para profesionales y no profesionales, por lo que comparto lo aprendido a continuación.

Para empezar, la droga caníbal parece ser MDPV (3,4 metilenedioxipirovalerona), un derivado de la catinona cuyos efectos son similares a los que producen las anfetaminas y metanfetaminas. Generalmente se consumen por vía oral y por vía intranasal y más raramente por vía IV.

Realmente no es una droga tan nueva como se cree. Se lleva consumiendo y comercializando algunos años (en algunos países aún no está regulada su venta). Se conoce por varios nombres: sales de baño “bath salts” (es la forma en la que se comercializa), ola de marfil, Paloma roja, seda azul, séptimo cielo, cielo de vainilla, ola lunar, cara cortada (en inglés ivory wave, bloom, cloud nine, lunar wave, vanilla sky, white lightning, scarface).

Los efectos en el organismo incluyen síntomas psiquiátricos (paranoia, alucinaciones, ataques de pánico, agitación, excitación y aumento de la agresividad) y síntomas cardíacos (aumento de la FC y TA, dolor torácico, etc). Dependiendo de la cantidad ingerida/esnifada puede producir convulsiones y la muerte. Tiene un alto potencial de abuso y adicción. Los efectos de euforia duran poco tiempo lo que lleva a la persona a consumir “de manera compulsiva” para mantener ese estado de euforia. Se desarrolla tolerancia de forma rápida también.

El tratamiento en caso de intoxicación moderada y/o grave incluye tratamiento sintomático y BZD (benzodiacepinas)  (¿mejor al Diazepam en bolo y luego en perfusión continua que Midazolam?), y precisa monitorización cardíaca y estudio analítico. Aquí podéis consultar una actualización del tratamiento de este tipo de intoxicaciones http://www.uptodate.com/contents/acute-amphetamine-and-synthetic-cathinone-bath-salt-intoxication

Este artículo http://vozpopuli.com/actualidad/46353-desmontando-el-mito-de-la-droga-canibal-vuelve-locos-a-los-periodistas-no-a-los-consumidores desvela el origen del “mito” de la droga caníbal. Según parece, en Mayo de 2012 se produjo una agresión con mordiscos en la cara a un indigente en Miami, que se atribuyó de forma falsa al abuso de MDPV. Los resultados de la autopsia del atacante descartaron la presencia de esta sustancia.

He realizado búsquedas en pubmed y otras bases de datos médicas. Lo que he encontrado viene a confirmar lo que dice el artículo. No aparece ninguna relación entre el consumo de MDPV y el canibalismo o ataques “a mordiscos”, al menos no especificados. Existen artículos que relacionan el consumo con hechos violentos (asesinatos) pero no relacionados con mordiscos. Los episodios de alucinaciones, psicosis o agresividad pueden dar lugar a este comportamiento, sobre todo cuando se está realizando contención física de la persona que ha consumido MDPV, pero no parece haber diferencia en el comportamiento con respecto a otro tipo de sustancias similares (no tienen más tendencia a morder que otros consumidores de anfetaminas, por ejemplo).

Mi conclusión: aparte de los comportamientos inadecuados que produce el consumo de este tipo de sustancias que podrían en todo caso incluir mordiscos, sobre todo como medio de defensa ante la contención física necesaria en muchas ocasiones para poder administrarle el tratamiento, ¿quizá esta “tendencia” a morder pueda deberse a la sugestión de aquella persona que consume la droga caníbal y que conoce “el mito” que circula sobre ella?

 

PD. Quiero agradecer la colaboración de todos aquellos que han participado en el grupo de facebook en este y otros temas, porque hacen que cada día aprendamos más sobre nuestra profesión.

 

 

Recursos de interés

Informe del observatorio europeo de drogas y toxicomanías (en Inglés) http://www.emcdda.europa.eu/attachements.cfm/att_228233_EN_POD2014_Injection%20of%20synthetic%20cathinones.pdf

Información sobre los derivados de la catinona (en Inglés) http://www.emcdda.europa.eu/publications/drug-profiles/synthetic-cathinones

Farmacocinética y farmacodinámica http://energycontrol.org/infodrogas/otras/rcs-legal-highs-nuevas-sustancias-de-sintesis/listado-rcs/390-mdpv.html

Comunicado de prensa. La droga caníbal ¿realidad o ficción? http://energycontrol.org/noticias/539-comunicado-de-prensa-la-droga-canibal-irealidad-o-ciencia-ficcion.html

2 Comments

  1. Me parece desmesurado la atencion desproporcionada a estos hechos cuando solo hay detectados 2 casos de MDPV (1 en Ibiza y otro en mallorca). Cuando cada fin de semana existen casos de personas extremadamente agresivas por cocteles de drogas a los que a tele no les hace caso y aprovecha una leyenda urbana para montar un show. Deberiamos dedicarnos a no propagar estos bulos.

  2. Muchas gracias por el esfuerzo en la publicación, nos es de mucha ayuda conocer vuestra experta información, dada la intoxicación mediatica de este tipo de noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *