NO ME TIRES DE LA LENGUA

Hoy he venido a desmontar un mito, una falsa creencia o una leyenda urbana, como queráis llamarlo. Atención profesionales de los medios de comunicación, que va un bombazo informativo: 

Cuando una persona se queda inconsciente…¡NO SE TRAGA LA LENGUA!


Inagura nuestro particular rinconcito de las ciencias difusas un artículo publicado el pasado 15 de noviembre en El Mundo (www.elmundo.es). En él se relata cómo unos concursantes del Reality Show “Pekín Express” pierden la opción de obtener la inmunidad por pararse a atender a un niño que se encontraba tendido en el suelo.

Al margen de su “hazaña”, un comportamiento que debería ser lógico y normal en todo ser humano, y de si las maniobras fueron o no bien realizadas (bastante bien lo hicieron, la verdad) os dejo el fragmento que ha motivado esta primera colleja sanitaria (con to’lcariño):

“Los segundos pasan, la carrera ya está olvidada. Lo importante, el objetivo es ayudar al pequeño. David le pregunta a Cuqui si tiene pulso. Mira en el cuello y las muñecas. No da con él. La tensión va en aumento. Deciden abrirle la boca e introducirle los dedos ante el temor de que se haya tragado la lengua. 
– ¡Está respirando!, dice aliviada Cuqui. 
Tras muchos nervios y tensión, Michael reacciona. Vuelve en sí y se incorpora”.

Pues bien. La lengua es una estructura muscular cuya raíz está unida a la mandíbula y al hueso hioides. Esto quiere decir dos cosas; en primer lugar, que cuando una persona se queda inconsciente (sea cual sea el motivo), los músculos que forman la lengua se relajan, por lo que si el paciente está boca arriba, la lengua se irá hacia atrás por su propio peso y por acción de la gravedad, pudiendo obstruir el paso del aire hacia los pulmones. Y en segundo lugar, dado que la lengua se inserta en unos huesos, la única manera de tragarse la propia lengua es cortarla, masticarla y deglutirla.

Fuente: American Heart Association

La maniobra que se utiliza para “retirar la lengua” en una persona inconsciente se denomina “frente-mentón” (el personal sanitario debería valorar el uso de alguna técnica alternativa en caso de sospecha de traumatismo). Para realizarla, hay que colocar una mano en la frente del paciente, otra debajo de la barbilla y echarle la cabeza hacia atrás. De esta manera, al elevar la mandíbula, como la lengua está insertada en ella, conseguiremos elevar la lengua y desobstruir la vía aérea.

Cuqui, David, enhorabuena por vuestra actuación y suerte en el programa.


Y gracias a @igonzalezh por hacerme llegar el enlace a la noticia.


9 Comments

  1. Bueno, bueno… a ver. Que aquí voy a ser estricta. Aunque siempre desde el cariño. eh??

    Aquí el periodista se ha limitado a transmitir lo que los concursantes hicieron. Si Cuqui metió los dedos en la boca para evitar que se tragara la lengua, el periodista lo transmite.
    Eso no quiere decir que el periodista diga que hay que hacer esa maniobra para evitar tragar la lengua.

    Podría disertar aquí sobre la necesidad de formación especializada y bla, bla bla, pero Esther, aquí has acusado al periodista de decir algo cuando simplemente ha transmitido lo que ha visto o peor, lo que le han contado.

    Por lo que he leído, el periodista no dice en ningun momento que lo correcto hubiera sido sacarle la lengua. O al menos no es como yo interpreto la noticia que has puesto (yo ni me había enterado…)

    EStoy de acuerdo en que necesitamos mucha más formación para poder informar, eso es una tarea sin fin, al fin y al cabo no somos sanitarios, pero tampoco me parece justo que taches a los medios de comunicación (y por ende a los periodistas) de contadores de leyendas urbanas.
    He dicho. jajajajaja

  2. Esther… Tu casa está cada vez más llena y decorada… y eso es estupendo (significa que la cuidas con mucho cariño).
    Gravias por el artículo. Me parece muy interesante y no solo porque los profesionales de medios de comunicación deban o no tener más conocimientos (como dice Laila ellos informan y no se puede ser experto en salud, leyes, economía, deportes…). La población general también tiene es mito y muchas veces hemos oído aquello de "cuidado que se va a tragar la lengua"

  3. Hartito estoy de decirlo y que la gente me mire raro. Como fisio de equipos deportivos, en los que muchas veces eres el único sanitario (casi siempre, vaya), en caso de urgencia, tener esto hablado antes te ahorra algún problema.

    Por suerte, la preparación no me ha hecho falta aplicarla. Aun.

  4. La preocupacion por la lengua es una leyenda que se transmite entre la poblacion en caso de que una persona este inconsciente, frente a un desconocimiento sobre otras actitudes a tomar (los concursantes se dieron cuenta de que respiraba el nińo al valorar la lengua).
    Supongo que también ha contribuido a apoyar esta preocupacion por la lengua ante una perdida de conocimiento, el temor a que se muerdan la lengua como podría ocurrir en caso de convulsión (puede tener mas riesgos el objeto que se introduce que la propia mordedura)

    Respecto al papel de los periodistas y los medios, es cierto que no es una publicación sanitaria e informaban de una situación y unas frases de los participantes, pero la triste realidad es que la difusión sanitaria no da audiencia (salvo determinadas franjas horarias y sectores de población).

    Felicidades a los participantes que han mostrado "humanidad" y a ti por la clara explicación sobre la lengua.

  5. Como siempre, agradeceros vuestras visitas y vuestros comentarios, así como la difusión del post.
    Laila, nadie dice que el periodista tenga que saber cuales son las maniobras correctas para desobstruir una vía aérea, como bien dices, él se limitó a describir lo que vio y/o lo que le contaron. El problema es que ha usado una expresión incorrecta: "ante el temor de que se haya tragado la lengua".
    Yo no he acusado a nadie de hacer nada, simplemente me quejo de que a veces, sin querer, los medios de comunicación, o los periodistas (y sobre todo pseudoperiodistas) no especializados en temas de salud no tienen en cuenta la difusión y poder que tienen a la hora de educar a la población, y que si Matías Prats (por poner un ejemplo real) dice en las noticias de las 15 h. que un jugador de fútbol casi se muere porque se tragó la lengua, eso va a misa, y ya me puedo yo tirar años desmintiendo esa falsa teoría o leyenda urbana que nunca conseguiré el impacto que tiene él. Que deberían asesorarse por especialistas o por periodistas especializados en salud antes de soltar estas cosas porque no se dan cuenta del poder que tienen como vectores de difusión de educación sanitaria.
    Dicho esto, creo que el equipo perfecto para realizar una educación sanitaria efectiva sería un profesional sanitario, un periodista y un publicista o similar.
    Y espérate que empiece a meterme con las series de TV, que ahí salen unas barbaridades…jajaja.
    Como dice José, no podéis ser especialistas en todo, y no digo tampoco que la leyenda urbana la hayáis creado los periodistas. No se de dónde salió esta idea tan difundida de tragarse la lengua. Quizá incluso lo dijo un sanitario tratando de explicar de manera coloquial lo que le podía pasar a una persona si se quedaba inconsciente tumbada boca arriba…Solo digo que debemos aprovechar a los medios de comunicación para fomentar la salud, los conocimientos sanitarios y la educación sanitaria, y expresiones tan poco afortunadas como esta no nos ayudan. Sólo eso.
    Como dice Nekane, por desgracia la educación sanitaria como tal no tiene tanta audiencia.
    Y por si queda alguna duda o alguien no se ha dado cuenta al leer la noticia en el enlace, este artículo no aparecía en la sección salud (entonces si que me hubiera despachado a gusto..jajaja)
    Simplemente, el hecho de que ese periodista usara esa expresión me ha dado pie a que yo tratara un tema, intentara desmentir un mito que circula entre la población y enseñara cual es la realidad y como actuar en caso de inconsciencia.
    Y gracias a Laila (una periodista estupenda) he podido aclarar un poco más cual es mi punto de vista.

    Gracias de nuevo

  6. Ains que voy con retraso. Pues que me ha encantado el post, que seguimos derribando mitos algunas veces con más suerte que otra. Como bien dices cuando lo dice Matías Prats (u otro) va a misa, y tenemos que empezar a desmitificar sin parar. Lo malo es que no es solo el usuario el que se lo cree, porque mismamente el otro día escuché a una enfermera hablando de tragarse la lengua… en fin… y como eso mil cosas mal, como el siempre recurrido "la anestesia tengo que orinarla o vomitarla?". Ainsss seguiremos trabajando contra esto…
    Enhorabuena por el post! 🙂

  7. Felicidades Esther, sobre todo ahora que para mí ya tienes cuerpo jejej. Y el siguiente post sobre lo de la anestesia "tengo que orinarla o vomitarla" estoy cansada de oírlo y de que nadie me haga caso cuando lo explico. Si viniera Matías Pratts al Hospi y lo dijera él, otro gallo nos cantaría jeje

  8. Hola Blogger@s!
    os dejo un enlace que seguro os interesa de lo que hicieron nuestros "héroes" en Pekín

    un saludo
    nos vemos, hablamos…
    Rafael García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *